El helicóptero es la mejor herramienta para controlar las bajas temperaturas que pueden dañar cultivos de viñas, berries, nogales, paltos y otros sensibles a esta  amenaza, utilizando el flujo de aire creado por el rotor principal del helicóptero que vuela en la capa de inversión térmica, forzando el aire de temperaturas más cálidas a la superficie e impedir que estas se hielen, evitando la formación de la escarcha o hielo.


Con las últimas lluvias de la temporada, cuando los frutos de guindos, cerezos, viñas, y otros, amenazados por este fenómeno, requieren de secado rápido y oportuno, el helicóptero vuelve a ser un actor fundamental, transformándose en el aliado ideal de los agricultores.

CONTROL DE HELADAS Y SECADO DE TERRENOS PARA LA AGROINDUSTRIA

Aeródromo - Santiago

Escuela de Vuelo reconocida por la DGAC